top of page
  • Foto del escritorFamilia Sefardita

Decreto Ley N ° 30-A / 2015 de 27 de febrero

Actualizado: 1 oct 2021

Concesión de Nacionalidad portuguesa para judíos sefardíes


La denominación de “judíos sefardíes” se refiere a los descendientes de judíos antiguos y de las comunidades judías tradicionales de la Península Ibérica (Sefarad o Hispania), es decir, Portugal y España.


Concesión de Nacionalidad portuguesa para judíos sefardíes
Nacionalidad portuguesa para judíos sefardíes


La presencia de estas comunidades en la Península Ibérica es remota, y de hecho precede a la formación de los reinos ibéricos cristianos, concretamente Portugal. Hasta el siglo XV, muchos judíos ocuparon lugares destacados en la vida política y económica portuguesa.


Tras el Edicto de la Alhambra de 1492 y la persecución llevada a cabo por la Inquisición española, un gran número de judíos españoles buscaron refugio en Portugal y se establecieron en comunidades judías portuguesas. Sin embargo, el rey Don Manuel I de Portugal, que inicialmente había emitido un real decreto-ley garantizando su protección, ordenó en 1496 la expulsión de todos los judíos que no se hubieran convertido al catolicismo.


En 1506, se desataron varios disturbios “anticristianos nuevos” bien documentados, que mataron a más de cuatro mil personas en la masacre de Lisboa. Después de la masacre, la corona atenuó su posición en relación con los cristianos nuevos durante algún tiempo, permitiendo la emigración. En 1515, el rey pidió que se estableciera una inquisición para perseguir sistemáticamente a los nuevos cristianos, lo que inicialmente fue rechazado por el Papa.


La Inquisición portuguesa se estableció formalmente en 1536 bajo el reinado de Don João III, aunque el último auto de fe tuvo lugar en 1765, solo se extinguió en 1821, cuando el país atravesaba una revolución constitucionalista.


La Inquisición centró su atención en los nuevos cristianos y los criptojudíos. El hecho de que cualquier persona detenida por la Inquisición estuviera sujeta a la confiscación de sus bienes aseguró que la campaña se llevara a cabo con prontitud. Se crearon tribunales en varias ciudades de Portugal, pero también en las posesiones de ultramar del reino, concretamente en Brasil, Goa y Cabo Verde.


Según el historiador Antonio José Saraiva, 40.000 personas fueron acusadas por la Inquisición portuguesa. De estos, 1.175 fueron quemados en la hoguera solo en el continente y otros 633 fueron quemados en efigie (en representación).


En consecuencia, muchos judíos sefardíes se vieron obligados a exiliarse y a abandonar Portugal desde finales del siglo XV y principios del siglo XVI en adelante, incluidos los que ya se habían convertido al catolicismo: los conversos, también conocidos en ese momento como cristianos nuevos, anussim o marranos. Algunos han ocultado sus prácticas judías durante años y generalmente se les conoce como secretos, ocultos o criptojudíos.


Muchos de estos judíos portugueses y nuevos cristianos lograron huir y establecerse en algunos países mediterráneos como Marruecos, Francia, Italia, Croacia, Grecia, Turquía, Siria, Líbano, Israel, Jordania, Egipto, Libia, Túnez y Argelia; para cidades do Norte da Europa como Londres, Nantes, Paris, Antuérpia, Bruxelas, Roterdão, Amesterdão, Glückstadt, Hamburgo e Colónia, e para outros países como o Brasil, Argentina, México, para las Antillas, y para los Estados Unidos de América, entre otros.


A pesar de la expulsión y persecución en su tierra ancestral, mantuvieron, con sus descendientes, no solo la lengua portuguesa, en algunos casos, sino también los rituales tradicionales del antiguo culto judío en Portugal, conservando sus apodos durante generaciones, objetos y documentos que acrediten su Origen portugués, al mismo tiempo una fuerte conexión conmemorativa con Portugal en la diáspora. En consecuencia, a menudo se les llama "judíos portugueses" o "judíos de la nación portuguesa".


Teniendo en cuenta este patrimonio histórico, se modificó la Ley de Nacionalidad para otorgar la adquisición de la ciudadanía portuguesa a los descendientes de los judíos sefardíes de Portugal.


Todos los requisitos legales relacionados con la candidatura de descendientes de judíos sefardíes de origen portugués para obtener la nacionalidad portuguesa (por naturalización) están claramente indicados en el Decreto-Ley nº30-A / 2015, de 27 de febrero. Las solicitudes deben presentarse en la Oficina de Registro Central en Lisboa o en los servicios consulares con sede en el extranjero, y el Ministro de Justicia portugués en ejercicio tiene la facultad de otorgar la nacionalidad.


226 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page